“CONECTADOS”
COACHES EN RED. JUNTOS SOMOS MÁS

Nos encontramos con María Cristina Urra: “AL SERVICIO DE OTROS DESDE CURARREHUE”

 Por Paula Verdugo Celedón, periodista y coach certificada.

María Cristina Urra, vive en Río Blanco, Región de la Araucanía, es contador público auditor de profesión y llegó al coaching el año 2010 cuando trabajaba para la Universidad de la Frontera y se incorporó un equipo de coaches para formar funcionarios municipales.  Tanto le hizo sentido lo vivido en esos encuentros, que al año siguiente decidió formarse en la escuela del que había sido su mentor Andrés Venegas, Human Company.

El cambio en su vida tuvo que ver con una búsqueda personal “de ir más allá en las cosas, de buscar más respuestas a las preguntas esenciales que uno tiene. El coaching me cerró hartos procesos en esas preguntas conmigo misma, de querer aportar, porque también tiene que ver con un camino interno de buscar esa respuesta para poder ayudar a otros. No tiene que ver contigo mismo sino que cómo tu primero lo exploras  y luego lo puedes mostrar a otros. El coaching me dio la esperanza que era posible y que había más gente buscando un mundo mejor”, nos cuenta en esta entrevista para ICF Chile.

Para María Cristina, el camino había comenzado años antes que llegara a su vida el coaching. El 2002, por motivos personales, ya estaba en la búsqueda de algo más. Su primer encuentro fue con las terapias alternativas, estudió algunos años medicina china, luego llegó a una terapia llamada Watsu y también a la formación de Personalidad y Relaciones Humanas de PRH Chile. “Ahí comprendí como vivimos en este hemisferio occidental, donde el cuerpo es una cosa, el espíritu es otra y la mente es otra; y entendí esos paradigmas que además de vivenciarlos también me hicieron pensar mucho que habían otros modelos para explicarnos cómo vivirnos más integradamente”, explica.

Ya formada como coach, emigra de la Universidad a la Intendencia y Gobierno Regional donde trabajó como asesora del Intendente de la Araucanía de ese momento. Es ahí donde se acerca más al mundo mapuche, desde la asesoría en proyectos que tienen que ver con la participación e interculturidad donde colaboró en proyectos de salud e infraestructura social con participación ciudadana.

Actualmente, hace un año, María Cristina trabaja en la Municipalidad de Curarrehue y desde su cargo como Directora de Control aplica el coaching tanto en su gestión como en las relaciones humanas. “Me quise venir a este lugar, a aportar a este Municipio pequeño, con mucha escases de recursos pero con una tremenda oportunidad de hacer un desarrollo para la gente, que sea distinto, más amigable con el medio ambiente. Hay muchas cosas que hacer acá, el 60% de la población de esta comuna es de pueblos originarios con una fuerte presencia de la cultura mapuche y hay una tremenda oportunidad de reconstruir un mundo donde podamos cohabitar todas las culturas”, explica.

Como coach, María Cristina se define como una persona que está en un constante aprendizaje y desde ahí compartirlo con otros, siendo su objetivo el construir un mundo mejor. “El coaching lo que me logró entregar es una comprensión esencial de cómo poder llevar las relaciones humanas, desde el lenguaje, en el camino que tu deseas que vaya. Desde saber que también hay interpretaciones, que cada uno es un observador y que interpreta el mundo de acuerdo a lo que puede ver. Me hizo ser más tolerante”, nos relata y explica cómo ha sido este proceso: desde la forma que tú eres vas instalando cosas. Mi estrategia en el trabajo ha sido más de hacer las cosas como un ejemplo y sobre todo el rol me permite entregar directrices”.

Su sueño, que tiene que ver con su propósito de vida, la ha llevado a encontrar la felicidad. Este partió hace 15 años, cuando comenzó su búsqueda y se concretó a fines del 2017 donde pudo crear su Centro “Lawenco”, que en Mapudungun significa “aguas sanadoras”. En ese lugar aplica el coaching junto a la terapia Watsu. “Cuando trabajas con el cuerpo, aflora también la emoción y la puedes palpar mucho en esta terapia. Y la relación con la naturaleza te permite vivenciar armonía y plenitud”, nos explica.

María Cristina Urra es miembro de ICF y aprovecha de hacer un llamado a incorporarse a esta Asociación: “Es una tremenda oportunidad para los coaches de organizar y armar redes y también de aprendizaje para seguir formándote”, la que para ella ha sido un gran apoyo.

Para terminar esta conversación que nos permite ir conociéndonos como coaches a lo largo de Chile, quisimos incorporar el juego, que nos conecta con nuestra parte lúdica y nuestros sentimientos más profundos. Esto fue lo que María Cristina contestó espontáneamente. Aprovechamos de agradecer su disposición y tiempo para compartir su ser coach con todos nosotros.

Luego nos volvemos a encontrar en una nueva conversación para ICF Chile.

Por Paula Verdugo Celedón
Coach Ontológico Certificada Newfield Network
Miembro ICF

 “COACHEANDO” con María Cristina Urra:

  • ¿Qué tipo de observador eres?: Profundo
  • ¿Fenómeno o Explicación?: Fenómeno
  • La mejor pregunta: ¿Qué es el amor?
  • Escuchar: colocar atención con todo tu ser
  • Tu mejor afirmación: Creo en mi
  • Qué puedes declarar hoy: Soy profundamente feliz
  • ¿Algún pedido?: que seamos comunidad y crezcamos juntos
  • Promesas: Estar a disposición de todo aquel que me necesite
  • Tu mayor enemigo del aprendizaje: Salir de la zona de confort
  • Los juicios: ser lo más justa posible en la evaluación
  • Coherencia mente, cuerpo, emoción: equilibrio
  • Quiebres: oportunidades
  • El poder del lenguaje: transformación esencial.